No cabe duda de que las mujeres siempre estamos buscando tratamientos y mascarillas que nos ayuden a tener una melena perfecta. Sin embargo, muchas veces, esto supone gastar incontables sumas de dinero y un estante repleto de cremas que no siempre aportan los resultados deseados

Afortunadamente, existen alternativas naturales que pueden poner fin a este problema. Recetas antiquísimas que se han usado siempre, consiguiendo un pelo envidiable. Este tipo de soluciones son además muy accesibles y se preparan con ingredientes sencillos y bastante económicos. 

En este sentido, la siguiente selección de mascarillas naturales caseras es ideal para sacar lo mejor de cada melena.

Mascarillas para el cabello dañado

Teñir, secar y planchar el cabello, son procedimientos muy perjudiciales, pero que lamentablemente se realizan cada día. Por ello, cuando alguno de estos factores forman parte de la rutina de belleza, se hace indispensable tomar medidas que reviertan el daño capilar. 

En este sentido, el aguacate es uno de los ingredientes naturales más efectivos para revitalizar el cabello. Además, se puede combinar con otros elementos para conseguir una mascarilla aún más nutritiva. 

Por ejemplo, al incorporar aceite de coco y miel se obtiene mayor hidratación, brillo y beneficios tanto para el pelo como para el cuero cabelludo. Así, para preparar este tipo de mascarillas, solo se necesita medio aguacate, dos cucharadas de aceite de coco y dos cucharadas de miel. 

Bastará con mezclar estos tres ingredientes hasta conseguir una mezcla suficientemente homogénea, y aplicar sobre el cabello húmedo. Posteriormente, será necesario peinar y cubrir con un gorro o toalla, dejando reposar al menos 30 minutos. Finalmente, se procede a enjuagar y lavar con champú y acondicionador como de costumbre. 

Mascarilla para el pelo graso

El pelo graso, puede convertirse en un gran problema de imagen. Pues, incluso lavándolo a diario, suele adquirir una apariencia pesada y opaca, como de cabello sucio. Conviene entonces, aplicar una mascarilla que ayuda a equilibrar la grasa y la humedad. 

Para ello, lo mejor es optar por una mezcla de huevo y limón. Estos ingredientes se encargan de proveer vitamina C, A, D y E disminuyendo la producción de aceites, a la vez que nutre. Su uso supone una melena ligera y con mucho brillo.

La proporción de esta mascarilla, es medio limón y un huevo. Para prepararla, se debe separar la clara de la yema, conservando sólo la primera. 

Seguidamente se bate la parte indicada del huevo junto al limón, hasta lograr una composición de consistencia suave. El compuesto resultante se aplica sobre el pelo húmedo, también durante unos 30-40 minutos con la ayuda de un gorro o toalla. 

Mascarilla para el crecimiento del cabello

Detener la caída del pelo y conseguir una cabello largo y frondoso, es posible de manera fácil y económica. Pues, existen diversos elementos naturales que contribuyen en el crecimiento del pelo.

No obstante, el romero es el ingrediente estrella para conseguir un pelo largo sano. Este puede usarse de muchas maneras diferentes para acelerar el crecimiento del cabello. En este caso, se aconseja una mascarilla que incluya aceite de oliva y canela. 

Si se trata de pelo seco o dañado se puede emplear aceite de ricino, otro potenciador de melenas largas. Sin embargo, si el pelo es graso es preferible omitir cualquier tipo de aceite, y colocar el romero directamente en champú.

De vuelta al primer escenario, la proporción de ingredientes es una cucharada de aceite de oliva o ricino y una cucharada de romero. En cuanto a la canela se debe usar en ramas, estimando el equivalente a una cucharada. Todos los ingredientes se colocan en una botella o recipiente con tapa, y se deja macerar durante unas semanas. 

Transcurrido este tiempo, se consigue un aceite casero de romero y canela que puede usarse fácilmente. Se debe aplicar una vez al mes, dividiendo el pelo en pequeñas secciones y aplicando desde el cuero cabelludo hasta las raíces. Para un mayor efecto, se recomienda masajear y cubrir con una toalla durante media hora o más. En poco tiempo se comienzan a apreciar los resultados.